Tech4needy Education llega a su sexta clase en Campinas.

Los cursos de tecnología transforman la vida de los jóvenes en situación de vulnerabilidad social.

El Tech4needy Education, un curso destinado a adolescentes de comunidades desfavorecidas, está llegando a su sexta clase en Campinas, en el interior de São Paulo.

Rodrigo Granja, el creador del curso, destaca la importancia de esta iniciativa al fomentar una actitud responsable y consciente hacia el uso de la tecnología, además de ofrecer perspectivas de formación para los jóvenes. «La mayoría de ellos tiene la oportunidad de hacer un curso como este por primera vez», afirma Granja. «Es una oportunidad para que estos jóvenes desarrollen sus habilidades y se incorporen al mercado laboral, transformando así su futuro», enfatiza.

El Tech4needy Education abarca una amplia gama de contenidos en sus 50 horas de duración, que incluyen Windows, Word, Excel, Sistema de Gestión Empresarial, Redes Sociales (Instagram y LinkedIn), Redacción de Curriculum Vitae, Mural Extraordinario y un minicurso sobre éxito personal y profesional.

Las clases son completamente virtuales y se llevan a cabo todos los sábados, de 8:30 a.m. a 12:00 p.m. Al finalizar el curso, los jóvenes tienen la oportunidad de optar por pasantías y reciben un certificado reconocido internacionalmente, emitido por la MUST University, una universidad estadounidense que ofrece programas de maestría completamente en línea.

Inclusión digital

La iniciativa de crear este curso surgió del empresario de tecnología Rodrigo Granja, quien a los 13 años realizó su primer curso de informática y continuó su carrera en este campo, logrando éxito profesional. Tanto él como su esposa, Priscila Granja, se sienten responsables de promover la inclusión digital de los jóvenes en las comunidades de Campinas y sus alrededores. «Si podemos ayudar a formar ciudadanos conectados y capacitados para enfrentar el mercado laboral, ¿por qué no hacer nuestra parte? La tecnología está transformando rápidamente el mundo y queremos que todos puedan ser transformados por ella», declara el empresario.

Además de Granja, el curso cuenta con la contribución de otros tres profesores voluntarios: Thiago Andrade, José Donizete, Marcelo Castilho y Mary Chirnev.

Rodrigo Granja también destaca que muchos jóvenes de clases anteriores han conseguido empleo después de participar en el curso. Un ejemplo es Mateus Horácio de Jesus, de 16 años, cuya única experiencia con cursos de informática fue durante el quinto año de la escuela primaria. «Las clases centradas en el desarrollo de sitios web son un gran estímulo para que los jóvenes tengan éxito en su primer empleo», revela Granja.

Las clases se imparten en comunidades desfavorecidas, generalmente con el apoyo y la selección de las clases realizados por iglesias bautistas. «La primera clase comenzó en 2020, antes de la pandemia. Cada clase tiene un máximo de 10 alumnos para asegurarnos de que todos puedan aprovechar bien el contenido. Durante el curso, también fomentamos el espíritu empresarial. Ofrecemos cuatro clases sobre sistemas empresariales, que abarcan desde la compra del producto hasta la producción,

venta, emisión de facturas y flujo de efectivo. Y finalmente brindamos orientación sobre currículum e inserción del conocimiento de los jóvenes en LinkedIn», afirma Granja.

Este año, la Universidad Mackenzie cedió el espacio de su auditorio para llevar a cabo la graduación de los jóvenes, lo cual fue una oportunidad increíble para que conocieran el interior de una universidad. «Mientras tanto, la Universidad MUST tiene un papel muy importante porque el certificado lleva el sello de una universidad estadounidense, lo cual valora enormemente el conocimiento de estos jóvenes desfavorecidos en el mercado laboral», destaca el creador del proyecto Tech4needy Education.

«La Universidad MUST se enorgullece de apoyar esta iniciativa que promueve la inclusión digital y consciente, capacitando a los adolescentes para enfrentar los desafíos del mundo tecnológico. Juntos, estamos construyendo un camino de éxito y oportunidades para estos jóvenes», dice Giulianna Carbonari Meneghello, presidenta de la Universidad MUST.

SHARE THIS POST

RELATED
POSTS

Ir al contenido